sábado, 16 de mayo de 2009

MI TIO GABRIEL

Todos de pequeños hemos tenido un familiar preferido; ya sea una abuela un abuelo, un tío… El que más nos ha querido, el que siempre que podía nos traía una golosina, una atención.
Nosotros éramos cuatro hermanos (todavía quedaban unos años para que llegase el quinto). Los tres primeros muy parejos: 10, 9 y 8 años y una niña pequeña. Éramos los únicos sobrinos que tenía mi tío Gabriel. Mis padres tenían una pequeña mercería en el barrio, que se creó gracias a la idea de mi tío para cuando nosotros fuéramos mayores ocuparnos de ella. Él se acercaba todos los días a casa para llevar la contabilidad.

Todos los domingos nos compraba el tebeo “Flechas y Pelayos”, con su correspondiente propina o algunas chucherías. A los tres nos quería por igual. Al menos nosotros no notamos ninguna preferencia. Cuando él se sentaba a la mesa para almorzar, me fijaba cómo tomaba los jureles que mi madre con tanto amor le preparaba. Cuando pelaba una naranja, a mí me parecía un artista, viéndole cómo se desenvolvía, empleando el cuchillo y el tenedor, sin llegar a tocarla con las manos
Pasado un tiempo, cuando yo era joven e iba de vacaciones (año 1948) me dejaba la bicicleta. ¡Lo que disfruté recorriendo toda Melilla por los cuatro puntos cardinales! No me cansaba (lo que se puede hacer teniendo juventud…)
En otro verano, en vez de bicicleta, él tenía una moto “Panther”. Ocurrió lo mismo que con la bicicleta, a diferencia de que tenía que emplear gasolina.
Pasó igual con el coche y entonces sí que lo pasé en grande. Casualmente ese verano la compañía de teatro de Pepe Mairena (el que compuso la canción “Tengo una ovejita lucera”) actuaba en Melilla. Emilio el Moro y Antonio Molina formaban parte del grupo: a ambos los llevé de paseo por toda la ciudad. Me encontré muy emocionado al verme en compañía de personas famosas del escenario. Es una pena que ninguno de los tres estén ya con nosotros.
Entre todos los tíos, sin lugar a duda, mi tío Gabriel ha ocupado el mejor puesto de todos, seguramente porque he convivido más tiempo con él. Han transcurrido tres años desde que mi tío Gabriel nos dejó.
“En la vida existen momentos en los que extrañas mucho a una persona; tanto, que quisieras sacarla de tus sueños y abrazarla muy fuerte”.

7 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Estoy segura que si lo intentas, lograrás abrazarle de nuevo, pues los recuerdos se materializan si los deseas con todo el corazón; mira que me has transmitido tus sentires y ese paseo en bici, pude sentirlo, así como las imágenes de los jureles y la manera de pelar y disfrutar sus naranjas...
Gracias por compartir, un abrazo con cariño!

Abuela Ciber dijo...

Que grato las vivencias que nos compartes.

Yo adoraba a mi abuela materna.

Y si.....a veces quisiera traerlas a la abu y a mami y abrazarlas.

Tal vez con el intimo sentir de verme rodeada de brazos amados.

Me has hecho rememorar.....

Cariños y buen domingo.

Marga dijo...

Que bonito recuerdo!!
yo también quisiera, poder
abrazar, a muchos de los que ya
no tengo a mí lado, de los que
aprendí mucho, y me dejaron
muy gratos recuerdos, pero en
cierta manera, los tenemos y nos
siguen ayudando en nuestro camino.

__Un gran abrazo para Tí.

ERinia dijo...

Ha conocido a Antonio Molina???. Uauuu.
Yo... bueno, no siento en especial ningún familiar, porque en verdad mi familiar más querido es una prima más jóven, que a veces parecía hija mía. Yo la vi andar y hablar la primera vez, conmigo vió por primera vez un supermercado, la playa, el cine... Creo que moriría de pena si le pasa algo.
Digamos que mi familia no es de esas que están muy unidas para todo, y yo, siendo sola, sin hermanos y sin padres, comprenderá, era la que no encajaba en ningún sitio. ¡Cuanto le envidio!

El Curaca del Pueblo dijo...

muchas gracias por compartir estas vivencias de su vida!
Realmente entiendo lo que dice, de que a veces una desearia volver a tener a sus seres queridos. Pero lo que estoy seguro (y hay suficiente testimonio teologico para apoyarlo) es que el amor que hemos sentido hacia las personas continua alcanzandolas despues de la muerte, y que a pesar de que ya nos han precedido en el camino a Dios, ellos estan con nosotros.
muchas gracias por el bonito post!
Saludos!

Marina-Emer dijo...

Es un honor para mi que seas mi amigo tambien y que tus pies hayan posado la hermosa tierra que yo adoro ...la tierra que vio nacer a mi querido esposo,10 meses fallecido.
Te dejo con mi saludo un sincero abrazo.
Marina Pastor

Abuela Ciber dijo...

Te diré que la imaginacion la fecundo, no tanto las incongruencias que la misma nos pueda llevar, me preocuparía si fuera así, aunque a nuestra edad todo es posible.

Yo me río pero por las dudas he pedido a mi amado hermano y cuñada que si me ven en algún momento hablar de irrealidades en mi vida cotidiana por favor tomen en cuenta que necesito ser vista por un médico acorde ja ja!!!!

Cariños.