miércoles, 24 de junio de 2009

LA BAÑERA...

¡La hemos mandado al carajo! Se han quitado barreras: hemos acortado distancias. Hace doce años que hicimos reforma de la cocina y del cuarto de baño con… su bañera.

Yo nunca la llegué a usar para bañarme; no me gusta. Simplemente la utilicé como ducha. Tampoco mi mujer ni mi hija la disfrutaron.

Las condiciones de mi cadera han provocado esta reforma. El jefe de la obra, un español y dos rumanos se encargaron de la albañilería; un ruso de la fontanería. Han tardado tres días. A medida que vamos siendo mayores, más nos asustan las obras. El polvo que se introduce por los sitios más inverosímiles, cambiar cosas a otras dependencias... En fin, que se te va el tiempo y piensas que no has hecho nada. Empieza el martilleo desagradable para ti y para los vecinos. Al perro se le nota que no está a gusto en ningún sitio, con el rabo bajo y tenso.

¡Qué trastorno y desbarajuste se arma! ¿Has visto mis gafas? ¿Dónde dejaste el cortauñas? ¿Has visto mi colonia?
Todas estas preguntas y muchas más van paralelas a la obra. Lo mejor en estos casos sería (siempre que se pueda) dormir en otra casa.
Quedamos contentos con el trabajo, a pesar de las circunstancias que hemos tenido que pasar... ¡Bienvenido, plato de ducha!

10 comentarios:

Erinia dijo...

Yo reconozco que hasta el embarazo sí he sido de bañera. Mi baño con espuma y agua bien caliente cada viernes noche, ERA SAGRADO. Dormía de un tirón y el sábado me levantaba como un manzada... Ahora, hasta la ducha me resulta incómoda, jajajajaj...
Bueno, que disfrutes esa bañera multilingue.

Marga dijo...

El tener obras en casa,
viviendo en ellas, es desde luego, un Kaossss
yo también pase por ello hace un par de meses, no sabia donde meterme, y no fueron 3 días, si no 15, y fue toda una locura, pero cuando sales de ello ves que vale la pena, pues siempre es para mejor. Ahora podrás disfrutar, de la ducha, la verdad que es la mejor obra que has hecho, yo algún día también tendré que hacerlo, pero de momento, ufff no quiero pensar en las obras. Espero de todos modos, que tu cadera haya mejorado.
___Un beso

Abuela Ciber dijo...

Estoy de acuerdo contigo en cuanto a las obras en casa son de sentirse cohibido de realizarlas.

Estaba en que sacaba la bañera o no y al final la dejé me encanta llenarla y perfumar el agua!!! .

Claro que para el baño diario uso la ducha pero.... me dió un no se que sacarla.

Aunque pienso que en años venideros, je je que optimismo, lo tendre que hacer, dado que las personas mayores noa accidentamos mucho en ellas.

Te quedo preciosa la que colocaste!!!!

Saludos

"Minhas Palavras" dijo...

Uma boa hidromasassagem numa banheira confortável é muito bom.
Voces adorarão. Visite meu blog, e deixe seu comentário.

Abraços para voces!!

CANTO EN FLOR dijo...

Eso de los cambios siempre son un relajo, que bien que ya todo está listo,
Que todo te sea favorable!

Marina-Emer dijo...

lo veo muy bien yo tenia una hermosa bañera pero hace 5 años la quitamos y pusimos ducha es una maravilla
buen fin de semana
BESITOS
mARINA

María dijo...

Si es que las bañeras son un estorbo, yo las tengo, pero me gustaría quitarlas, lo que pasa que reformar los cuartos de baño valen dinero, y hoy en día no estamos para ello.

Un beso.

Zulm@ dijo...

Yo hace seis que la saqué y no fueron dos días fue una semana porque llovía y no podían trabajar fue espantoso.
Tengo otro baño pero ese era en la planta de arriba entonces iba toda la mugre de abajo arriba.
Fue fatal pero hay que pasar por todo eso siempre si queremos un cambio en la casa.
Muy lindo te quedó el baño valió la pena el mal rato.
Saludos :)

kary dijo...

las obras son.... pero todo tiene su compensación, ahora tienes una ducha nueva, las bañeras no sirven para nada, bueno para los críos que les encanta, yo soy también de ducha.
besos

Josefa dijo...

Nosotros ya lo hicimos hace tiempo.
Cada día estamos mas contentos con el plato de ducha, aun tenemos que tener cuidado , hace unos días al entrar en el para ducharme me escurrí y si no está mi marido que me cogió y amortiguó un poco la caída no sé lo que hubiese pasado.
Un beso y mucho cuidado con las caidas.