sábado, 24 de octubre de 2009

A MÁS AÑOS, MÁS NOVEDADES

El carné de identidad hacía tiempo que me había caducado. Las oficinas del distrito estaban pasando por un cambio radical: trasladarse a un local nuevo y espacioso, con su amplio aparcamiento. Por otra parte, estos últimos años he estado muy liado con los médicos. Total, que sin darme cuenta se me echó el tiempo encima de tal forma que ya empezaba a preocuparme el hecho de no renovarlo.
Hice una llamada telefónica para pedir cita. Después de escuchar el disco con varias indicaciones (Si quiere esto, marque el 1; si quiere lo otro, el 2; si lo de más allá, el 3, etc...) pude conseguir que me atendieran ¡con un mes y medio de antelación!
Llegado el día, tomé un taxi que me llevó hasta la misma puerta. En el trayecto iba pensando: ¿Me pondrán alguna sanción por haber pasado tanto tiempo?
Entré en una sala muy amplia, donde había un largo mostrador con ocho ordenadores y su correspondiente silla para el cliente. En unos carteles se indicaba el precio de la gestión: “Renovar el carné, 10 euros. Para el pasaporte, 20 euros.”
Al ser nombrado debes llevar el carné de identidad antiguo y una fotografía. Delante de ti hay un caja metálica con un cristal y en el interior una bombilla roja. Cuando ésta se enciende, debes poner el dedo índice de la mano derecha en el cristal. Inmediatamente, la huella dactilar pasa al ordenador. Después, se coloca el otro índice de la mano izquierda, para realizar la misma operación, con la diferencia de que éste, se debe girar hacia la derecha.
Hay que esperar un poco a que el ordenador termine su proceso. Una vez acabado, sale la tarjeta. Te entregan el nuevo carné y el viejo también, pero éste con un corte de tijeras en la esquina.
Novedad: ya no tienes que untar tus dedos en un tampón de tinta y secarte con un algodón impregnado de gasolina.
Es posible que esto lleve ya mucho tiempo funcionando, pero para mí (tal vez por haber tardado tanto en renovarlo) ha sido una novedad.

6 comentarios:

Marga dijo...

Para mi también es novedoso!!!!
Pues la ultima vez que me lo renové hace ahora 5 años, no había toda esta modernidad y no te lo llevabas al momento, tardaban una semana.
Pues nada ahora sera mucho más rápido. Espero que estés bien.

Un beso grande.

Abuela Ciber dijo...

Por acá no existe esa máquina pero si al renovarla años pasados me encontre con la novedad que me la daban vitalicia a la cédula de identidad.
A decir verdad de principio me chocó, asi que le comente a la cajera ...lástima la de dinero que se pierden conmigo: soy longeva.
Ja ja fue una manera de protestar por ponerme en la cola de los olvidados.
Luego pensé ...bueno ya quedaré inmortalizada con esta foto ja ja.

Cariños y buen domingo.

Josefa dijo...

Como no se conducir, no tengo que renovar el carné pues nunca me lo hice.
Gracias por tu comentario en el blog de Josefa.
Un beso y no dejes de escribir.

Zamarat dijo...

A mí me toca el año que viene. Lástima lo de no pringarte el dedo de tinta: tenía su encanto.Estas modernidades... Besos!

Marina-Emer dijo...

estoy con la vacuna ...pero te vengo a desear feliz domingo
Abrazos
Marina

kary dijo...

yo si lo había visto pero no sabía como lo hacían, a mi niña se lo hice al añito pero le hice el viejo (en mi pueblo aún se hacen los viejos), para así guardarlo cuando se lo renove, jaja
besotes
voy a ver si escaneo unas foto que nos han dado en un libro del cole, de los años 70, a ver si apareces...