viernes, 5 de marzo de 2010

CARACOLES


- Tío, ¿te vienes a buscar caracoles con nosotros? -me dijo mi sobrino Paco.
Me pilló de sorpresa, pero no tardé mucho en decir que sí.
-Es por la noche: así que tendrás que estar preparado para no dormir.
- ¡No te preocupes! - le contesté.
La noche era propicia para ello según oí decir a los entendidos, aunque no era la época de caracoles. Los mejores son los que se cogen en abril, como dice el refranero español: “Los caracoles en abril, para mí. Los de mayo para mi amo. Y los de junio para ninguno”.
Mi sobrino me dio una lata de conserva para ir guardándolos y una linterna; lo mismo hizo con los demás del grupo.
Empezó el trabajo o mejor, el entretenimiento. Observé enseguida que, mientras mi sobrino (un experto en la materia) tenía diez caracoles en su haber, en mi lata sólo había dos. Pronto noté algo raro en los riñones y cada vez me costaba más el agacharme: tuve que guardar mi postura física, hasta que llegó el momento en que me convertí en un acompañante o más bien un turista nocturno con linterna en mano. Eso sí, hacía un fresquito muy saludable y la presencia de la luna fue un placer para la vista.
Fue una experiencia positiva, pero nunca más llegué a ofrecerme para esta labor. ¡Nunca he sido lo que se dice un hombre de campo!

15 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Quedan loa hermnosos momentos vividos en esa noche sin par.

Recibe mi cariño con el deseo que goces de un buen fin de semana!!!!

mariarosa dijo...

¡Que buena historia!

Es imposible seguirle la corriente a los pequeños. Mis nietos me dejan desparramada en un sillón cuando se van.¡Y ni te cuento cuando llegan los seis!
Un beso Manrique, buen fin de semana.

mariarosa

Josefa dijo...

Debió ser para ti una excursión un poco cansada y es que querido amigo ya no estamos para trotes.
Mi marido los compra ya limpios a él no le gusta ir a cogerlos. De vez en cundo los comemos con salsa de tomate o en el arroz.
Un beso.
P.D.Espero tu seguimiento en el blog de Josefa

Zamarat dijo...

Uff! Me imagino cómo se te quedaría la espalda después de esa excursión...
Yo sólo he comido caracoles una vez, después de vencer el asquillo que me daba, y no me gustaron demasiado.
Abrazo!

Naida dijo...

Linda anécdota, Manrique. Yo nunca he ido a buscar caracoles, creo que me costaría un poco. Aunque si me lo piden mis sobrinas creo que como usted diría que sí.

Marina-Emer dijo...

no solo me ha encantado el relato de los caracoles que me has hecho acordar de que Emilio y yo saliamos cuando llovia a buscarlos pero era de dia completamente y venia una vecina que ella si que los encontraba bien. gracias por tus gentiles palabras siempre para mi poesia
gracias y te deseo feliz semana
besos
Marina

Patricia dijo...

Hola Manrique , gracias por tus palabras de apoyo en mi blog ! Cuando los amigos te alientan y te contienen estàs màs animado y confiado...Me gustan tus historias... gracias otra vez y nos encontramos siempre...Hoy elijo esta frase para dejarte : " Si quieres ver el arco iris...tendràs que soportar la lluvia..."...Cariños y beso...

Abuela Ciber dijo...

Gracias por tu visita, recibe mi y deseos de que goces un buen domingo con tus seres queridos.

tia elsa dijo...

Sin duda una linda experiencia, pero al menos puedes ser una buana compañia, que no es poco!!! Besos tía Elsa.

Marina-Emer dijo...

paso a dejarte mi cariño y agradecer tu amistad
besos
Marina

Marga dijo...

A mi me encantan los caracoles!!!
Pero creo que contigo, comería pocos
ja,ja,ja.

Bonita historia, un beso grande.

María dijo...

Hola, Manrique:

Pues tuviste una bonita experiencia con esa excursión al aire libre, y además, cogiendo caracoles, pero es que, estar en contacto con la naturaleza es una de las más bonitas experiencias, la verdad es que yo nunca he ido nunca a coger caracoles por lo que no te podría contar mi experiencia porque jamás la viví.

Gracias por compartirla.

Un beso, Manrique.

Marina-Emer dijo...

Gracias mi querido amigo por tu amistad y cariño ...yo tambien te aprecio mucho y a tu esposa que Dios te la conserve toda tu vida .un feliz fin de semana
besos
Marina

Marucha dijo...

Manrique,tus palabras me han llevado de la mano en esa noche de aventura.

Manrique,¿ querían los caracoles para comer ?
de que tamaño són ????

¿ cómo ha que saben ???

sabrán a las ostras,o sea a los ostiones,entre saladitos y mucosidad ???

ni idea tengo a que sabrán los caracoles.

será como la carne de pollo ???

o los calamares ????
yo vivo cerca del mar,y por acá lo que abundan son las jaibas,los cangrejos,los peces,los camarones,pulpos,mantarayas,que se guisa todo muy sabroso.

recibe un abrazo,mi cariño y un hasta pronto amigo mío.

Ismael Macias Barroso dijo...

Los caracoles cuando se cojen, por la tarde o por la noche,lloviendo o después de llover,con viento o sin viento