domingo, 21 de marzo de 2010

VIVA LA SIESTA

En la vida existen varias formas de disfrutar: del sol, del aire que respiramos, de la naturaleza, del comer, del dormir, pero...: la siesta es un invento fuera de serie. Mejora la salud en general, la circulación sanguínea y además favorece mucho a la memoria.
Es imprescindible para los niños menores de cinco años y para los adultos siempre es recomendable pero corta, alrededor de veinte a treinta minutos.
En las reglas de San Benito se incluían las normas de guardar reposo y silencio en la “sexta hora” y de aquí proviene la “hora sexta latina“, es decir del mediodía, que normalmente es el momento de más calor.
También surgió la palabra “sextear” que después se deformó en “hacer la siesta”. En el refranero español existe uno que dice: “Si quieres matar al fraile, quítale la siesta y dale de comer tarde”.
Yo, siempre que he podido, he disfrutado de la siesta. Siendo estudiante me bastaba con poner las manos en un libro y apoyar la cabeza sobre las manos, diez o quince minutos.
Cuando trabajaba, disponíamos de una hora para ir al restaurante, manducar y volver. No era posible la siesta así que sólo podía echarla los fines de semana.
Ahora, de jubilado: “ancha es Castilla” y considero esta ocupación como una obligación de rigor e incluso a veces hago caso a Camilo José Cela, que decía de la siesta que había que hacerla “con pijama, Padrenuestro y orinal”.
Todos los días son buenos para gozar de una buena siesta:
-Si el día es soleado y caluroso, después de una buena comida, nada mejor que dejarse caer en la cama de una habitación fresquita y reconfortante.
-Que el día es oscuro, lluvioso y frío, con una buena manta el “sextear” es acogedor.
-Cuando el día ni es bueno ni malo: la mente está más sosegada, mejor todavía.
Dormir la siesta es una buena y sana costumbre de los españoles.
¡Un inventazo! ¡Vivamos y gocemos de ella!.

13 comentarios:

mariarosa dijo...

Muy buen consejo Manrique.
Aquí en Buenos Aires, cuando el verano quema, acostumbró a una siesta; 20 minutos alcanzan.
En el norte de mi país el calor es terrible se debe sestear a la fuerza, no se puede caminar por la calle.
Lindo texto.

mariarosa

Patricia dijo...

Hola Manrique, ja ! Me haces acordar a mi esposo que adora el ritual de la siesta...a mí no tanto fíjate...Pero las últimas investigaciones , dicen que es tan buena...habrá que ir haciendo caso...Buena semana amigo y feliz cambio de estación...Usteden están recibiendo la calidez y el sol...Disfruten...Cariños...

maria de la luz mayorga morales dijo...

Manrique,que esta entrada me ha enseñado un par de cosas que no sabía,por ejemplo el origen y significado de la palabra siesta.

Sabrás que la siesta se recomienda como terapia y la vez como medicina en niños,ayuda a su crecimiento,porque hay una hormona que solo trabaja si se está dormido,en personas de mayor edad,para recobrar energías,y te diré lo que me pasa a mi cuando hago siestas...

¡engordo!

¡que barbaridad!

cómo no gasto por igual las energías,pues resulta que las acumulo como grasa.

Manrique, por fín llegó la primavera, acá en donde vivo estuvo más frío que en otras ocasiones este invierno,mi casa, estaba humeda y fría,y duré como mes y medio mala de la garganta,y con una tos, que me daba verguenza.

¿te digo un secreto?

fue el resultado de que el verano anterior,tomé mucho,pero mucho hielo en sodas,y aguas frescas,y en el invierno,pues tuve que pagarlo muy caro.

hoy he decidido ser más prudente,lo menos tomar helados,y el hielo ¡prohibido!

te seguire contando los cambios ahora que ya está un poquito más calientito el ambiente:
los pajaros revoletean por los árboles,y se posan en los cables de luz,de telefonos y de televisión por paga.

empiezan los ejércitos de hormigas a salir de sus nidos.

Me despido,dejandote un fuerte abrazo,y es que sabes algo, todos debemos dar y recibir abrazos.
Son cómo vitaminas al alma.

tu amiga marucha.

Abuela Ciber dijo...

Lo hago religiosamente!!!

Cariños

Abuela Ciber dijo...

Estimado Marique

En esta semana donde se acunan tantos sentires, deseo la disfrutes de acuerdo a tus intimas creencias.

Nos veremos el domingo de Pascuas!!!

Cariños

Marga dijo...

Yo la verdad, que solo suelo hacerla aveces en verano, cuando el calor te sofoca, o después de una comida familiar, en la que comes más de lo acostumbrado "me da la morilla", pero si no es en estos casos, no me sienta muy bien, pues cuando despierto me encuentro realmente rara.
Pero si es tan sano habrá que habituarse.

Un fuerte abrazo guapo!!!

maria de la luz mayorga morales dijo...

Esta Semana Mayor,vengo a visitarte,para decirte que espero que los lazos familiares se refuercen.

Que el amor renazca en cada corazón.

tu amiga marucha.

mariarosa dijo...

Querido amigo, gracias por tus buenos deseos. he regresado para dejarte mi saludo pascual.


¡¡¡FELICES PASCUAS!!!



mariarosa

Marina-Emer dijo...

Hola...yo cada dia me duermo viendo el tele-diario...pero es que ni me doy cuenta...entorno los ojos ycuando despierto ya acabo y no me entero de nada ...menos mal que lo veo a la noche, pero esas siestita me sabe a gloria.
buena y feliz Semana Santa
besos
Marina

maria de la luz mayorga morales dijo...

Amigo,gracias amigo por tus oraciones por doña Conrada Castañeda García;
en esta Semana Santa,
en esta Semana Mayor,
que Dios vuelva a Ti su Rostro,
y te llene de Bendiciones,
muchas bendiciones,
que te sientas arropado en el Amor del Padre Eterno.
Recibe un abrazo con todo mi cariño.

Tu amiga Marucha.

jefhcardoso dijo...

Yo no hablo español, pero le gustaría invitar.
Quiero que venga a ver a mi manera.
Mi manera de pensar.
Utilice la herramienta de traducción
Véase lo que siento
Vea cómo este hombre común se siente
Este lugar aparte.

Hug: Jefhcardoso de http://jefhcardoso.blogspot.com

El Curaca del Pueblo dijo...

Querido Manrique!
Esta ultima semana he podido vivir en carne propia que ciertas son tus palabras: la siesta es realmente algo muy positivo, y creo q poco a poco se convertira en elemnto (indispensable) de mi vida!
Te deseo una Semana Santa llena de bendiciones y una feliz Pascua!

Zamarat dijo...

Yo no suelo dormir la siesta, aunque reconozco que si me pongo cómoda en el sofá caigo sin apenas darme cuenta. Eso sí: me suelo despertar de un humor de perros...