jueves, 24 de marzo de 2011

EL BASTÓN DEL ABUELO


Muchas veces no reflexionamos sobre las cosas que tenemos alrededor o que utilizamos a diario. Cuando tenemos cierta edad y las fuerzas van faltando, “las bielas” (como decía mi padre en su senectud) o piernas no resisten el peso del cuerpo porque tienen reducida su movilidad y por eso nos hace falta un tercer apoyo, un soporte , “el bastón” : al que hemos de considerar como un objeto de supervivencia.
Este apoyo hace un buen papel, sobre todo cuando salgo a la calle con mi mascota (un perrito llamado Noi, ya entrado en años).
Los peregrinos usan otro punto de apoyo llamado “bordón“ (palo largo, un poco más alto que la altura del peregrino) para resistir. Desde siempre ha sido un compañero inseparable del caminante: logra una postura más erguida, más cómoda. La espalda sufre menos al no ir encorvada bajo el peso de la mochila.
El utilizar el bastón por necesidad da pie a observar cómo se mueven otros que también necesitan un punto de apoyo. En ese caso es muy probable que se establezca un intercambio de pareceres y cada uno cuente el motivo de su cojera:
-Yo me caí de un árbol…
-Me operaron de cadera y me dejaron una pierna más corta que la otra…
-Andando por la calle tropecé con una baldosa en mal estado…
-Tuve la mala suerte de que me atropelló un coche..
No cabe duda de que el bastón constituye un instrumento valioso del que muy pocos se libran llegada la vejez. No sé si existe algún monumento al bastón; si hubiera que hacerlo yo lo nombraria: “El bastón del abuelo”.

19 comentarios:

Chelo dijo...

Todavía no he llegado a necesitar el bastón pero las piernas me están fallando un monton.
Sería buena idea eso del monumento, la apoyo. Un abrazo

Tracy dijo...

Yo participo en ese monumento al bastón, recuerdo el de mi suegro que cuando se fue, quedó en la entrada de la casacomo homenaje a él.

Patricia dijo...

Hola Manrique como andas amigo, aquí vengo a leerte y a saber de tí...Este post me recordó a mi abuela materna que lo usaba por " su cadera mala "...así se refería a problema para caminar...Sabes ? ella llegó de España a los cinco años en un gran barco...en algún momento vendré y te contaré de su pueblo de origen al que visité y conocí a través de internet...Te dejo un saludo con mucho afecto, siempre me da gusto visitarte...Un abrazo, que estés bien y nos encontramos siempre...

Felipe Tajafuerte dijo...

Yo para mis andaduras utilizo no un bastón, ni siquiera un bordón, sino uno de estos modernos de aluminio extensible. Es impresdindible para subir y bajar cuestas, a nuestra edad no estamos ya para andar "a pelo". También viene muy bien si te encuentras algún perro suelto por esos caminos, por lo menos yo me siento más seguro.
Un saludo

Antorelo dijo...

Manrique, es tal como lo cuentas. A todos nos espera el batón ,y si no llegamos a la edad de cogerlo, mala señal.
Saludos

OZNA-OZNA dijo...

para esta asturiana es un placer venir a visitar tu bloc, porque me traes bellisimos recuerdos de mis abuelos y de mi infancia ,cuanto me gustaría conservar el baston que usaba mi abuelo o mi padre ,así que mereceis un monumento el bastón y tu por dedicarle tan bellisimo texto, un besin muy muy grande.

Alicia dijo...

Me gusta tu blog Manrique.

Tus palabras son bellas, sabias y realistas.

Tarde o temprano todos tendremos que utilizar ese bastón del que nos hablas, porque, a fin de cuentas, malo será si no tenemos que llegar a usarlo nunca, porque querrá decir, que quizás no hallamos vivido hasta entonces.

Un abrazo.

Zamarat dijo...

Hay una adivinanza que dice: cuál es el animal que anda sobre cuatro patas cuando es joven, sobre dos cuando es adulto y sobre tres cuando es anciano...
Me ha gustado mucho tu entrada. Un abrazo!

Escritos en tu nombre dijo...

Interesante entrada.
Me recuerdas que mi padre, no quería usarlo. Caminaba más lento, pero sin bastón y eso que tenía 89 años. Era cabezón, prefería caerse dos por tres, que usarlo.

Cosas de la vida. Saludos y gracias por visitar nuestro blog.

Rosa

Marucha dijo...

Manrique,que alegría me ha dado encontrar tu comentario.
Está muy emotivo este razonamiento sobre el bastón.
Sabes,yo creo que cuando utilizan el bastón,se convierten en personas de mucho mayor respeto,porque no ceden ante los obstáculos de la vida,y deciden seguir trajinando,caminando,
batallando,pero haciendo todo lo posible por no estar en cama.
Hasta que llega el punto que ya no pueden dar un paso.
Si,la vida es MUY,MUY DURA.Pero teniendo esperanza en DIOS,y teniendo amigos como tú,es más fácil salir adelante.Recibe un gran abrazo.

Raquel dijo...

-El bastón de mando
-El bastón de cojo
-El bastón de ciego
-El bastón de caramelo
-El bastón de Antonio Gala
-El bastón de la experiencia de Pitagoras
etc, etc,
Esto del bastón daría para mucho, ¿hay un hombre mas elegante que aquel que lleva un sombrero de copa y un bastón debajo del brazo?No, no lo hay.

Balovega dijo...

Hola de buenas noches..

Nunca he utilizado un bastón, mi abuela los utilizaba y tenia muchos, eran preciosos..

Un saludo de lindos sueños

mariarosa dijo...

Cuando es necesario, me parece que es elegante llevarlo.

Interesante post.

mariarosa

Marga dijo...

Muy bueno el Gif. de la abuelita que no para de mover su bastón!!
Y ya veo las ventajas de "el",
ya que parece ser que da mucho tema de conversación.
Me alegra saber de tu buen humor.
Un beso y un fuerte abrazo.

ADELFA MARTIN dijo...

Me siento identificadìsima con tu entrada...yo, hoy por hoy, y por razones...X, estoy usando dos... así es la vida...

abrazos

mariarosa dijo...

Gracias por tu visita y buen fin de semana.

mariarosa

trimbolera dijo...

Pues yo, ya empiezo a mirarlo de reojo. En Lanuza tenemos el bastón del bisabuelo, el que utilizaba para pasar los Pirineos e ir y venir de Francia en la época del contrabando ... ¡si pudiera hablar!

Josefa dijo...

Amigo Manrique: Es todo un placer pasar por aquí.
Aún no necesito el bastón pero en el momento que lo precise no dudaré en servirme de su apoyo.
Estoy de acuerdo en honrarlo con un monumento.
Aunque he contestado directamente a tu comentario en el blog de Josefa. Paso por aquí para devolver tu visita. Gracias.

Abuela Ciber dijo...

Grato leerte, y en un tema tan real y cotidiano.

Yo lo uso cuando viajo o salgo de paseo y no se que podré encontrarme de obstaculo para mi transitar, como por ejemplo escalones altos, terrenos desnivelados, la arena.

En el diario vivir no.

Pero es como si estuviera mal visto verse con baston, tengo una amiga que lo NECESITA y terca ella no lo usa, dandose porrazos cada tanto.

Te dejo cariños y desos de una buena semana!!!!