martes, 24 de febrero de 2015

SOLEDAD

"Cuando se pierde un amor,
en tu visión y en tu mente cambia todo"
Él se quedó solo. Su pareja desapareció un día, sin saber por qué. No tuvo más remedio que vivir confinado entre cuatro paredes, junto a otros ocupas... Pasaron muchos años hasta que encontró de nuevo trabajo. Un propietario llevaba muchos días buscando “mano de obra". Un día, por sorpresa, lo encontró:   
- ¿Qué haces tú aquí?
- Nadie me contrata; estoy solo y ya no sirvo.
- Ya veo que estás solo - contestó el empresario - ¿Qué sabes hacer?
- Muy poca cosa.
  El empresario le dijo:
- ¡Vente conmigo!, que puedo ofrecerte un trabajo fácil de realizar.
Su jefe estaba acostado en un sillón de hemodiálisis: con el brazo extendido y con dos agujas que estaban cumpliendo sus deberes. La mano, debido a la inactividad, se había quedado fría.
El empresario le dijo:
- Ahí tienes tu cometido. Llegó el momento del trabajo. Tu misión es abrigar esos dedos y esa mano ofreciéndoles calor.
Ahora él, todo contento, un poco viejo y arrugado, se siente útil y es objeto de algunas miradas. Después de tanto tiempo, ve recompensado su trabajo.  
  

 

6 comentarios:

trimbolera dijo...

Si, es verdad, la ayuda es un trabajo reconfortante. besicos.

Felipe Tajafuerte dijo...

El sentirse útil es muy importante a nuestras edades. Un abrazo

Tracy dijo...

Cuanta gente ocuparía un cometido importante en la vida dando calor humano a quien no lo tiene yeso se puede hacer por mucha edad que se tenga.

Maria Rosa dijo...

He interpretado tu historia de dos maneras. 1º el desocupado es un hombre que necesita ayudar para ayudarse y 2º que el protagonista es un guante que perdió su pareja y ahora se siente útil ayudando a esa mano que se enfría al estar en un brazo extendido.
De las dos formas es muy buena historia.

Un abrazo.

Josefa dijo...

Preciosa y entrañble Historia.
La edad no es un impedimento para dar cariño y compañia al que está solo.
Un abrazo querido Manrique.

Carmen Troncoso dijo...

Tu historia me ha conmovido, el calor humano es vital para seguir existiendo, un abrazo feliz!