lunes, 26 de enero de 2009

MECIENDO LA CUNA

Me gustaba mucho jugar en la calle; vivíamos en una planta baja y estábamos, como quien dice, a un paso de ella. No había coches, por lo que era seguro. Lo único que se oía era el gritar de los chiquillos del barrio cuando nos juntábamos para jugar.
Éramos tres hermanos y nació la esperada hermana, a la cual debíamos de atender, principalmente meciendo la cuna para que se durmiera. Mis padres ya habían establecido los turnos para que todos participáramos en esta labor doméstica.
Un día en que le tocaba a mi hermano, la niña no aceptó que él la meciera y no paraba de llorar. Mientras, yo estaba entusiasmado con los amigos y con la pelota de trapo. Estaba en la gloria, en el mejor momento de la tarde.
Entonces oí una voz:
- ¡Paquitoooooooooo!
Era mi madre, que me necesitaba.
- ¿Qué quieres, mamá?
- Tu hermana no deja de llorar, tienes que ir a mecerla.
- ¡No me toca a mí! – contesté.
- ¡Te he dicho que vayas y no se hable más!
De mal humor, cabreado, sudando por todo el cuerpo, agarré la barandilla de la cuna con todas mis fuerzas y empecé a zarandearla de tal forma que la niña iba y venía de una parte a otra como si fuera un peluche A pesar de mi mal hacer, al instante dejó de llorar. Supongo que me prefería porque normalmente le cantaba: “En casa del tío Vicente, que hay tanta gente, qué ocurrirá…”, pero en esta ocasión no estaba de humor para el cante.
A mi madre le gustaba contar esta historia.

5 comentarios:

Zamarat dijo...

He dejado un premio para ti en mi blog. Espero que te guste. Un abrazo!

Manrique dijo...

Muchas gracias, Zamarat,por tu atención.
Voy a preparar mi entrada sobre el premio.

kary dijo...

jaja pensaba que del balanceo caia la niña, uf!! menos mal que no pasó nada, yo también tenía que cuidar de mi hermana pequeña y a veces me ponía enferma,jajaja

Gildo dijo...

Aquellos tiempos de la mecedora y de cuando eramos niños !ay! y que no volveran. Como decia Confucio "Cuanto más viejo más pendejo".
Pero jode, tampoco estamos mal ahora.
Salud y suerte.

Anónimo dijo...

Hola hermano,

Recuerdo que al mecerme me cantabas la copla completa y te falta la estrofa que dice: "Son los mozos de aquel barrio leren que con las mozas leren quieren bailar....."

Me ha hecho mucha ilusión volver a recordar lo mucho que me cuidaste cuando era pequeña y como sigues cuidandome porque siempre estas en contacto conmigo y veo de verdad que me quieres. Yo también te quiero a ti. Le pido a Dios todos los días por tu pronta recuperación.

Besos.......