miércoles, 29 de abril de 2009

MEJILLONADA

Una vez estuve en Abanqueiro, en el concejo de Boiro (La Coruña). Estuve varios días por esa zona y saqué tiempo para todo. Un día, la familia de uno de los alumnos del colegio, me llevó en su barca, llamada “Cala boca” para estar en su batea o mejillonera.¡Qué panorama más original observar esos flotantes criaderos, que desde lejos te imaginas barcas!
El último día, me acuerdo muy bien, fue la fiesta de Santiago. Esta familia se pegó un madrugón y empezaron a sacar mejillones a trochemoche al tiempo que seleccionaban los más buenos para cargar el Citröen Dyanne 6, mi coche. Calcularon demasiado bien, de tal forma que lo llenaron hasta reventar.
Nada más terminar, después de tomar un cafelito”familiar”, me despedí y… ¡al volante! Había un olor, que hacía imaginar que estabas en una marisquería.
A las 11 de la mañana, tomé el camino hacia Venta de baños. Debido al peso, el vehículo no quedaba recto: los faros miraban hacia el cielo.
Por tierras de León tuve que repostar. El encargado de servirme la gasolina, observando que la boca del depósito estaba muy baja, dijo:
- ¡Caballero, este coche va de culo!
Yo sabía desde el principio que iba con exceso de peso, pero ¿cómo iba a renunciar a tan valiosa carga?
Durante el viaje, pensé que no saldría bien, pues recordaba el dicho: “La avaricia rompe el saco”. Pero me equivoqué. Llegué de noche, felizmente, sin que ningún agente me interviniera.
Algunas veces tenemos a nuestro lado un “angelito” que nos protege y no nos damos cuenta.

7 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Hay!!!!! con lo que me gustan los mejillones, en viernes santo hice cazuela de arroz con mejillones!!!!!

Espero no te hallas empachado con tantos que llevastes!!!!

Saludos.

Marga dijo...

Ja,ja,ja que empache
te debiste dar!!
pero que bueno, la verdad que la gente de Galicia es encantadora y generosa, yo he visitado varias veces Galicia y me encanta, y la primera vez también anduve por esa parte,y subí al barco que nos llevaba a ver las pateras y fue todo un espectáculo digno de ver, que pasada ver como cogían los mejillones, las ostras mmm...
La verdad que el viaje te valió la pena, y más con Dyanne 6, autentico.
Y la verdad que si que tenemos un angel que nos guarda, yo también ya lo he notado en varias ocasiones.
___Un beso

CANTO EN FLOR dijo...

Lo bueno es que no pasó a más, si no, no estarías contándolo, y para la próxima mejor es no cargar tantos, para qué exponerse, no crees?
Saludos amigo!

Zamarat dijo...

Otra historia sobre tus aventuras automovilísticas!! Me encantan!
Un abrazo!

Abuela Ciber dijo...

Gracias por tu visita y aunque parezca asombroso lo leí en una revista española, además daban nombres de comercios donde adquirir los manjares, pero me parecio que ponerlos en el blog era hacerles propaganda.

Cariños y buena semana!!!!

María dijo...

Bonita historia.

Salu2.

kary dijo...

que detalle aquella familia pegarse el madrugón para cargar el coche de mejillones, menuda panchá os pegaríais.
besos