domingo, 5 de julio de 2009

7 DE JULIO: SAN FERMÍN

Los Sanfermines son un fiesta en honor a San Fermín, que todos los años se celebra en Pamplona. Las fiesta comienzan con el lanzamiento del famoso “chupinazo” (cohete) desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona a las 12 del mediodía del 6 de julio.
Son unas fiestas de multitudes, visitadas por gente de todo el mundo y en las que la juerga y la diversión son los temas más destacados. Es una pena que desde hace mucho tiempo el factor religioso haya pasado a segundo término
El encierro es una de las actividades más famosas de los Sanfermines.
Consiste en una carrera de 800 metros delante de los toros que termina en la plaza de toros. Todos los días hay encierro. Su comienzo es a las 8 de la mañana y suele durar alrededor de dos o tres minutos.
Al comenzar, todos los mozos con el periódico en mano doblado en forma de canuto, se sitúan delante de una pared en la cual existe una hornacina donde está colocado el santo, agitan los periódicos y rezan cantando para que el santo los proteja en el encierro:

"A San Fermín pedimos,
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición”

Lo repiten muchas veces, hasta que suena el chupinazo.
Al final de las fiestas, también tienen otra canción que dice:
“Pobre de mí , pobre de mí, que se ha acabao la fiesta de San Fermín"Existe otro canto, que se ha convertido muy popular y que en cualquier pueblo de España se suele cantar por las fiestas:
¡¡¡¡1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo, 4 de abril, 5 de mayo, 6 de junio,7 de julio… San Fermín. A Pamplona hemos de ir con una bota, con una bota, a Paplona hemos de ir con una bota y un calcetín!!!!

Un año estuvimos veraneando en el Castañar, en Béjar (Salamanca):
un sitio fresco y agradable, con mucha vegetación. Parecía que no estábamos en la provincia de Salamanca. Entre nosotros, había tres compañeros navarros que vivían los sanfermines con mucha ilusión.
Uno de ellos, por la noche saltó de la cama en pijama y salió corriendo por el pasillo soñando que estaba participando en el encierro y le seguía un toro. En su huída, se arrojó por la ventana cayó al jardín. Un compañero lo vio y lo primero que hizo fue llamarle:
- ¡Baleztena. Baleztena! ¿Me oyes?Se oyó una voz lejana que decía:
- ¡Estoy aquí! ¡Me encuentro mal!La alarma se extendió por toda la casa. Tenía una de las piernas rota. Inmediatamente se le auxilió llevándolo al Hospital de Salamanca.
Fue un gran susto. Gracias a Dios que solamente se fracturó la pierna y tuvo que permanecer un mes o más escayolado .
¡ Lo que es la vida! A muchos kilómetros de su tierra, sin pensarlo ni quererlo, para los efectos salió herido como si hubiese participado en el encierro.

9 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Gracias por compartir tan amenamento una festividad tradicional, cosas que por acá no tenemos.

Pobre el hombre, seguro que con los años no fue sonámbulo sino que realmente participo de la corrida no??

Cariños

Abuela Ciber dijo...

Contestando tu comentario, te dire que fui operada de la cadera derecha hace 6 años, fue muy poco lo que retiró de hueso.
Te dire que me ha ido muy bien ealizando diferentes actividades sin sentir la operación.
Demora unos tres meses la aceptacion y adaptación del cuerpo, pero despúes como si nada, claro que uno siempre tiene presente cuidarse.
Te dire que la hdrogimnasia me ha resultado BUENISIMA ya que en el agua lo fuerzas el físico, pero si lo modelas y adquieres musculatura acorde.
Cariños

kary dijo...

qué bueno la historieta!!!1 el pobre me lo imagino corriendo y es que tiene que dar pánico estar delante del toro.
Yo estuve en las fiestas de San Fermín hará 8 años, y te puedo decir que me encantaron, ahora cuando oía venir a los toros, se me cerraba el estómago.... y eso que yo no corría, pero que impresión.
besos

Zamarat dijo...

Yo nunca he estado en los sanfermines. La verdad es que los toros no me hacen mucha gracia, aunque reconozco que el ambiente festivo de Pamplona estos días debe de ser único. La anécdota que cuentas de tu compañero es genial.
Besos!

Marina-Emer dijo...

Me has hecho recordaruna vez mas a mi querido esposo ...el y yo nos gustaba ver los san Fermines DESDE EL CHUPINAZO...COMO LE GUSTABA VERLO . TU CUIDATE MUCHO QUE PUEDAS DISFRUTAR MUCHOS AÑOS DE LA VIDA.
BESOS
MARINA

erinia dijo...

Jejejej... que gracia la anécdota, aunque imagino que romperse la pierna no tiene gracia ninguna...
Y a mí los toros, confieso que no me gustan, ni el toreo ni ver a la gente corriendo delante. Aunque el ambientillo de fiesta seguro que me gustaría. Algún día tendría que pasarme por Pamplona... como tantos sitios... me encantaría tanto viajar...

Marga dijo...

Que buena anécdota!!!
Yo también hace dos noches, que después de venir de mi vuelta a Formentera, me paso también algo muy extraño y similar,pues me senté en la cama, pensando que estaba en el barco, que era de noche, que de verdad creía que estaba en el barco y que me había quedado sola, y mirando a mi alrededor, pensaba estoy de verdad en el, pero me dije, no no puede ser, me vuelvo a tumbar, y todo pasara, que mal rato pase ufffff, aveces como nos puede confundir nuestra mente mezclada con los sueños.
_____Un beso grande

Marina-Emer dijo...

Feliz fin de semana...
besitos
Marina

victoria dijo...

Mi madre tuvo una caida que la llevó a una silla de ruedas,en la segunda operación los medicos la dejaron mal y quedo definitivamente en la silla.
Hace dos años que marchó y aún siento el dolorGracias por compatir.Con cariño Victoria