lunes, 28 de septiembre de 2009

VIENTO A FAVOR, VIENTO EN CONTRA


Cuando tenemos el viento a favor es fácil caminar en la vida: todo sale según lo previsto. La gente te saluda de otra forma y te da mil parabienes: admiran y se alegran de tu felicidad.
En cambio, cuando el viento viene a la contra y te da de cara, el esfuerzo es mayor, hay mas desgaste y te cambia la fisonomía de la cara.
Todos más de una vez hemos oído hablar de nuestro Ángel de la Guarda, con alas y que nunca vimos. A parte de éste, existen otros muchos ángeles que en los momentos difíciles están a nuestro lado, sufriendo nuestro sufrir, padeciendo nuestro padecer. Estos ángeles sin alas son las personas que vemos a nuestro alrededor; son nuestros seres queridos: mujer, esposo, hijos, hermanos, familiares, vecinos, conocidos, el personal del hospital que te atiende... Todos colaboran de alguna forma u otra para que pronto volvamos a tener el viento a favor.
Muchas gracias a todos los que, durante mi hospitalización, han formado este equipo de ángeles, incluyendo a mis amigos blogueros.

10 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Hola Amigo...

Vale una disculpa?

Aquí está y aquí estoy; justo hoy venía a decirte que publicaría el premio que me otorgaste el pasado día dos del presente...que por andar de racha en racha había dejado pasar y por ello me siento apenada contigo.

Hoy es más importante decirte que me alegra saberte mejor y espero continués regalándome tu amistad.

Un abrazo reconciliador...

CANTO EN FLOR dijo...

Listo amigo...

He cumplido la encomienda!

Abuela Ciber dijo...

Es buenisimo saberte de vuelta!!!!!

Espero que la pronta mejoría se realice entre tantas personas queridas de tu entorno y... que nosostros los amigos bloggeros tengamos tus palabras.

Cariños

Marinela dijo...

Me alegro de tu vuelta y que estés mejor de salud.

kary dijo...

que alegría leerte!!!!! eso significa que ya estás mucho mejor y en casita.
No sabemos lo que realmente tenemos a nuestro lado hasta que nos sucede algo.
Besos

Marga dijo...

Que alegría muchacho!!!!
tenerte de nuevo por estos parajes.
Y deseo que esos Angeles no te dejen nunca, porque si que es verdad, que los tenemos, lo que aveces nos tiene que suceder algo, para que nos demos cuenta de que están hay.
Que pronto tengas el viento a favor.

Un beso fuerte y una brisa fresca.

Marucha dijo...

Me aceptas como tu amiga ???
Canto en Flor me regaló un premio,y aquí vengo,a conocerte,a tí,a tu blog, y desearte estés mejor.
Un abrazo.

Marina-Emer dijo...

el relato del viento esta muy bonito..claro si el aire nos da en la cara no la levantamos casi y si no hay viento andamos como Pedro por su casa
gracias por tu visita y te dejo un abrazo
Marina

María dijo...

Me alegro mucho de tu vuelta, y lo has hecho con un post lleno de brisa, de luz... de vida, muy bonito.

Bienvenido.

Saludos.

Josefa dijo...

Llevas razón. Cuando todo nos sonríe, hasta los enemigos están a tu favor.
Me alegro de que te vallas recuperando.
Un abrazo de todo corazón.

P.D.Gracias por tu comentario en el blog de Joesefa.Visita el blog donde participo y al que te invito a participar, con tus escritos.ES
Historias de nuestros abuelos. GRACIAS